EN

|

ES

El Tec y UNAM revisan avances de su consorcio de investigación

Desde 2021, el Tec y la UNAM promueven proyectos de investigación conjunta para encontrar soluciones a problemas de la sociedad y la industria.
Dos hombres sentados en un panel de una conferencia
El objetivo del Consorcio UNAM-TEC es impulsar el ecosistema científico y tecnológico del país. Juan Pablo Murra, rector de Profesional y Posgrado del Tec, comentó que la rivalidad entre el Tec y la UNAM solo está en la cancha. (Foto: Alejandro Salazar/TecScience)

En 2021, el Tec de Monterrey y la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM, las universidades mexicanas más importantes y mejor rankeadas del país, crearon el Consorcio UNAM-TEC cuyo objetivo es impulsar la investigación y la transferencia tecnológica para generar un impacto positivo en la sociedad, mediante la resolución de retos reales.

A dos años de la creación del Consorcio UNAM-TEC, directivos de ambas instituciones se reunieron para revisar los avances.

Durante este periodo, investigadores de ambas instituciones han trabajado en diversos temas enfocados en la investigación científica y la transferencia tecnológica, en conjunto con diversas empresas.

“Queremos una mayor vinculación con el Tec de Monterrey. Somos dos instituciones académicas muy importantes y en un mundo cada vez más globalizado, podemos colaborar más, no solo a nivel México sino en todo el mundo”, mencionó Leonardo Lomelí, secretario general de la UNAM.

La alianza incluye diversas iniciativas y convocatorias a las que el Tec y la UNAM destinan recursos del fondo inicial de 20 millones (cada institución aportó 10 millones).

“Todos los que estamos aquí creemos que la innovación, la investigación y la ciencia es fundamental para el futuro de México y aunque nos falta mucho, la mejor manera de hacerlo es colaborar. Hoy estamos contentos de trabajar con la UNAM, sus escuelas, facultades e institutos”, mencionó Juan Pablo Murra, rector de Profesional y Posgrado del Tec.

Una docena de personas en el panel del consorcio UNAM TEC
Directivos del Tec y la UNAM revisan los avances del Consorcio UNAM-TEC, a dos años de su creación. (Foto: Alejandro Salazar / TecScience)

Revisan avances del consorcio de investigación Tec-UNAM

El consorcio se compone de tres modalidades:

La primera promueve el conocimiento y la tecnología como una herramienta esencial para encontrar soluciones a problemas de la sociedad y la industria. 

En la segunda modalidad, los proyectos de alto impacto social y económico, generados de manera conjunta, son apoyadas y maduradas a una escala de pruebas, buscando que esta tecnología tenga un producto mínimo viable. En este proceso se busca el acompañamiento de una empresa, la cual es un potencial cliente de esta tecnología.

En una tercera modalidad, se busca impulsar los proyectos tecnológicos y científicos, desarrollados por investigadores del Tec y UNAM, para que lleguen al mercado mediante la transferencia tecnológica.

Los directivos de ambas instituciones señalan que, uno de los principales logros de esta colaboración, ha sido el campo de acción de estos proyectos, generando soluciones completas y viables, que hubiera sido complicado lograr si se hubiera hecho de manera separada.

“Ya había grupos de académicos colaborando y teniendo proyectos en conjunto, nosotros abrimos la puerta a que las llevaran a un desarrollo tecnológico y comenzamos a lanzar convocatorias y a tender alianzas con las industrias”, añadió Jorge Vázquez Ramos, coordinador de Vinculación y Transferencia Tecnológica de la UNAM.

De igual manera se destacó la colaboración entre el sector académico y el sector productivo, aunque reconocieron la necesidad de evaluar las áreas de investigación que son prioritarias y enfocar esfuerzos, también, hacía a los grandes problemas sociales.

Otro de los retos ha sido atraer empresas para sumarse y financiar estos proyectos. Actualmente, ya existen algunos que han tenido procesos exitosos y se encuentran en diferentes etapas de desarrollo, desde pruebas de concepto hasta etapas de prototipado. 

Proyectos apoyados por el consorcio UNAM-TEC

La mayoría de los proyectos realizados en el consorcio se encuentra actualmente en las primeras dos modalidades. 

Existen proyectos como el de Micro Máquina CNC, un equipo de maquinarias en escala pequeña, de manejo de metales para la industria, que al ser de bajo tamaño resulta de bajo costo y puede adaptarse a las necesidades de las empresas. Otro proyecto que está en proceso de desarrollo tiene que ver con el agua residual de la nixtamalización del maíz, conocido como nejayote.

En la segunda modalidad, en la que se trabaja en binomios (un investigador de cada institución), existen seis proyectos, uno de aceites esenciales y fibra soluble de cítricos, otro sobre células tumorales y uno sobre tomografías de coherencia óptica cuántica, entre otros.

En la tercera modalidad se encuentra un proyecto enfocado en la creación de un monocromador portátil, un dispositivo óptico que ayuda a medir la composición de la luz y que se encuentra en proceso de evaluación.

Dentro de los retos con aliados industriales se encuentran convocatorias abiertas a investigadores tanto del Tec como la UNAM, en conjunto con empresas como CEMEX, FEMSA, Coca Cola y BBVA y existen negociaciones con Xignux, Grupo Petroil y Essity. 

“Cuando las industrias nos ven juntos la reacción es muy positiva. Ven a dos instituciones que les pueden apoyar en soluciones para sus retos. Tenemos que seguir fomentando esa cultura en la que las empresas sepan que pueden encontrar soluciones en las universidades”, explicó Pedro Castillo, director de Relaciones Corporativas del Tec.

El futuro del Consorcio

El Consorcio UNAM-TEC tiene como uno de sus objetivos el establecer un círculo virtuoso con cuatro elementos clave. 

  1. Buscar un cambio en la cultura de la colaboración, promoviendo este estilo de trabajo en lugar de la confrontación, lo que abre la puerta a que investigadores y académicos de ambas instituciones puedan trabajar libremente en la resolución de retos.
  2. Cooperación en temas de innovación, tecnología y ciencia para que la colaboración pueda escalar con proyectos de investigación y desarrollos en conjuntos, de manera cada vez más común.
  3. Desarrollo tecnológico con una gran relevancia para que las soluciones investigadas por ambas instituciones no se queden solamente en publicaciones, sino que trasciendan a un desarrollo tangible. 
  4. Materialización de estos proyectos mediante la transferencia de tecnología, un proceso necesario, aunque retador, que lleva tiempo y que requiere de mecanismos efectivos para que sea llevado a cabo. 

“Algunos profesores ya dicen que la rivalidad entre el Tec y la UNAM debería quedarse en una cancha. En el tema de ciencia e investigación vamos a seguir colaborando”, añadió Juan Pablo Murra.

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor

Asael Villanueva