EN

|

ES

Entendiendo las auroras boreales y las tormentas solares

En los últimos días se reportó la visualización de las llamadas "luces del norte" en lugares en donde comúnmente no se ven.
aurora boreal durante la tormenta sola mayo 2024
Algunas auroras boreales se vieron durante tres noches seguidas en lugares poco comunes. (Foto: Reuters)

La mayor tormenta geomagnética en dos décadas, ocasionada por erupciones solares, provocó deslumbrantes espectáculos de luces en partes de América Latina durante la noche del viernes, incluida una rara aparición en México.

En Mexicali, a miles de kilómetros de las regiones árticas donde las auroras boreales son comunes, gradientes de rosa y púrpura iluminaron el cielo nocturno.

Los medios locales de Argentina informaron que tonos similares iluminaban el cielo en la ciudad patagónica de Ushuaia.

¿Qué son las tormentas geomagnéticas?

Las tormentas geomagnéticas se producen cuando explosiones de plasma y campos magnéticos de la corona solar se dirigen a la Tierra, donde pueden desencadenar este tipo de auroras, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por su siglas en inglés).

Robert Steenburgh, Científico espacial de la NOAA, explicó que “durante este periodo del ciclo solar de 11 años, nos acercamos al máximo solar. Hay muchas regiones de manchas solares en el lado del Sol que mira hacia la Tierra”.

Cada 11 años el campo magnético del sol atraviesa un ciclo llamado ciclo solar y se invierte por completo, que es cuando alcanza su máximo. Este proceso afecta la superficie del sol y su actividad, lo que genera una mayor aparición de manchas solares.

Esta región que mira más a la Tierra ha estado produciendo muchas de las erupciones solares, particularmente fuertes, y expulsa una masa de plasma tras otra desde la atmósfera solar hacia la Tierra.

Cada una de estas masas lleva un campo magnético y puede conectarse al campo magnético de la Tierra. Y cuanto mejor se conecta, más energía se transfiere a nuestra atmósfera y se obtienen increíbles exhibiciones de auroras.

“No es inusual, pero lo que hizo que esto fuera emocionante fue que tuvimos siete (tormentas) seguidas y todavía se están produciendo. Aún no han terminado. Entonces, es la tormenta geomagnética más grande que hemos tenido en aproximadamente 21 años”.

En Chile, donde las luces se conocen como aurora australis, medios locales y usuarios de redes sociales compartieron fotografías del cielo de la ciudad de Punta Arenas pintado de rojos y magentas. (Foto: Reuters)

¿Qué efectos tienen las tormentas solares?

Las tormentas geomagnéticas pueden afectar a las infraestructuras en órbita cercana a la Tierra y en la superficie terrestre, interrumpiendo potencialmente las comunicaciones, la red eléctrica, la navegación, la radio y el funcionamiento de los satélites, de acuerdo con la NOAA.

El Sol es la principal fuente de meteorología espacial: las erupciones de plasma y estructuras de campo magnético de la atmósfera solar, denominadas eyecciones de masa coronal (CME), y las explosiones repentinas de radiación, denominadas erupciones solares, pueden causar efectos meteorológicos espaciales en la Tierra o cerca de ella.

Por suerte, la magnetosfera, la ionosfera y la atmósfera de la Tierra hacen un gran trabajo protegiéndonos de los efectos más peligrosos.

Llamaradas de tormentas electromagnéticas
El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA captó imágenes de las dos erupciones solares los días 10 y 11 de mayo de 2024. La imagen muestra un subconjunto de luz ultravioleta extrema que destaca el material extremadamente caliente de las llamaradas. (Foto: NASA / SDO)

El Evento Carrington

La meteorología espacial causó problemas incluso antes de la gran distribución de la energía eléctrica. La tormenta geomagnética más fuerte de la que se tiene constancia se produjo en septiembre de 1859, conocida como el Evento Carrington, en honor al astrónomo británico Richard Carrington.

Durante este evento se produjeron corrientes excesivas en las líneas telegráficas, provocando descargas eléctricas a los técnicos y, en algunos casos, incendiando sus equipos telegráficos.

Las auroras, otra característica de la actividad geomagnética, fueron visibles tan al sur como Cuba y Hawai. Hoy en día, una tormenta como ésa causaría impactos significativos en nuestra tecnología. (Con información de Reuters)

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!