EN

|

ES

Buscar

Mirna González: entender cómo funcionan las células en 3D

La científica trabaja con células de cáncer de mama que permitirán el desarrollo de modelos útiles para el estudio de ambientes tumorales.
imagen de mirna gonzalez
La investigadora del Institute for Obesity Research comenzó desde niña a interesarse en la ciencia. (Foto: Tec de Monterrey)

La historia de cómo Mirna Alejandra González se convirtió en científica comenzó en una feria de ciencias en una secundaria de Monterrey.

Acostumbrada a hacer un mayor esfuerzo, Mirna quiso participar con un proyecto fuera de lo común. Entonces, su tío abuelo Ramiro, también científico, tuvo la idea de llevarla a su laboratorio de microbiología para hacer un cultivo de bacterias.

“Fue sorprendente para mí ver cómo hay más microrganismos en la saliva humana que en las heces de los perros”, cuenta la profesora e investigadora del Institute for Obesity Research del Tec de Monterrey.

Desde entonces, la especialista en biotecnología no ha abandonado la ciencia y los laboratorios, donde, actualmente, trabaja bajo dos líneas de investigación.

“Una es la de (cultivo 3D) células madre. Es continuar con el trabajo que hice en mi doctorado y otra que tiene que ver con detección temprana de enfermedades utilizando dispositivos”, explica González, “específicamente, estamos trabajando con células de cáncer de mama, para el desarrollo de modelos útiles para el estudio de microambientes tumorales».

Gracias a esta primera línea de investigación −cultivo de células madre− Mirna González fue seleccionada este 2023 como una de las 25 Mujeres en la Ciencia, reconocimiento otorgado por la empresa 3M.

Cultivar células madre

Cada paso que González ha dado en la ciencia ha sido un paso hacia lo desconocido. Después de egresar de la carrera de Química Administradora, se aventuró a estudiar el doctorado en Biotecnología: del mundo macro pasó al nano.

Además, a mitad del doctorado, cambió su tesis para volcarse de lleno a la recuperación de células madre a través de dos fases: acuosas y cultivo en 3D.

“En mi doctorado trabajé con la recuperación de células madre, las obteníamos de sangre de cordón umbilical. A partir de la experiencia, como parte del posdoctorado, se propuso, no solo recuperarlas, sino explotar la parte del cultivo, utilizando cultivo 3D”, cuenta la científica, miembro del Sistema Nacional de Investigación (SNI), Nivel I.

La especialista explica que −tradicionalmente− los cultivos se hacen en 2D, lo cual genera que las células estén aplastadas en una superficie plana. En tanto que con un cultivo en 3D se puede simular un espacio similar al que, naturalmente, ocupan las células.

“En la parte de cultivo de 3D lo que hacemos es crear como un molde para decirle a las células dónde deben crecer, para que podamos asegurar que haya interacción entre ellas y que se formen esferas. Por eso, nuestra hipótesis es que podremos simular un ambiente más parecido a lo que sucede en el cuerpo”, explica.

Por razones administrativas, la investigadora premiada por 3M ha tenido que dejar las células madre que obtenía de cordones umbilicales. Actualmente, realiza la misma investigación, pero con células cancerígenas.

El premio 3M

La edición 2023 del premio 3M a científicas de América Latina incluyó a nueve mexicanas, entre ellas dos profesoras del Tec de Monterrey: María Luisa del Prado Audelo y Mirna Alejandra González.

Se trata de un premio que se otorga a mujeres destacadas por sus méritos científicos y que contribuyen a que otras generaciones de mujeres se interesen por la ciencia.

El premio busca reducir la brecha de género en el ámbito de las disciplinas STEM (acrónimo en inglés de Science, Technology, Engineering and Mathematics). Es por esto que, desde su primera edición, el premio 3M edita un libro digital en el que se puede leer la historia de cada una de las investigadoras.

“Su motor para incursionar en el mundo de la ciencia es su pasión por aprender, la curiosidad por intentar cosas diferentes, descubrir alternativas y así aportar su granito de arena al conocimiento universal”, se lee sobre Mirna González en el libro 25 Mujeres en la Ciencia, editado por 3M.

Desde aquella feria de ciencias en la secundaria, González lleva puesta la bata blanca, así como el cariño por compartir conocimientos con sus alumnos.

“Las clases que doy tienen que ver con laboratorio y metodología de la investigación, puedo enseñarles desde pregrado búsquedas de bibliografía eficiente y transmitir todo el esfuerzo, tiempo, dedicación detrás de un artículo”, cuenta en entrevista con TecScience.

“Estoy muy contenta, no solo de manera personal, sino por mis alumnos. Es una manera que podemos darle visibilidad a los proyectos que hacemos en el Tec a nivel Latinoamérica”, cuenta González que también forma parte del proyecto Mujeres Líderes en STEM, un proyecto para incentivar a mujeres a dedicarse a la ciencia.

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor