EN

|

ES

Buscar

¿Cómo pueden los emprendedores mayores tener un negocio exitoso?

José Amorós, profesor de la EGADE Business School, asegura que los emprendedores de “plata” en América Latina tienen la capacidad de tener éxito con mejores apoyos.
Emprendedor en la vejez
Garantizar medidas de política pública y programas que faciliten oportunidades, son factores para que los emprendedores mayores tengan éxito. Ilustración: Shutterstock

En América Latina y el Caribe, existe una población de emprendedores considerados seniors, por tener más de 50 años de edad, que crean negocios más por necesidad que por oportunidad, según el profesor y ganador del Premio Rómulo Garza 2023, José Amorós.

El decano asociado de Facultad de EGADE Business School considera que, aunque el emprendedurismo para ciudadanos latinoamericanos mayores pueda parecer difícil, es una labor que concierne a todo el ecosistema y a la ciudadanía, sin importar la edad.

Con su estudio en el que recopiló datos de más de 15,000 personas, Necessity or Opportunity? The Effects of State Fragility and Economic Development on Entrepreneurial Efforts, Amorós concluye que la fragilidad en los gobiernos de la región es lo que propicia el incremento de emprendedores mayores por necesidad.

El académico, sin embargo, no descarta que los emprendedores mayores tengan proyectos exitosos o innovadores.

Aunque el panorama en los ecosistemas emprendedores (EE) de cada país y su vínculo con apoyos gubernamentales son un factor clave y, por ende, un punto focal de la discusión, el emprendimiento senior en los países en desarrollo también depende de la adaptabilidad que estos empresarios muestren.

El investigador destaca la necesidad de medidas de política pública para mejorar la actividad emprendedora de este segmento en la región, particularmente en lo que concierne a implementar programas que faciliten nuevas oportunidades junto con el involucramiento de la población civil.

“Es imprescindible evaluar los contextos específicos en los que operan estos emprendedores, y comprender a su vez las dinámicas políticas, económicas y sociales de cada país o región”, reflexiona Amorós en entrevista con TecScience.

El emprendimiento no tiene edad

Amorós cuestiona la concepción que tenemos respecto a los emprendedores más jóvenes al adjudicarles habilidades inherentes como identificar oportunidades, negocios innovadores o enfrentar desafíos con determinación. 

No obstante, la capacidad para emprender no se relaciona con la edad en la que se inicia, aclara el investigador, sino por la disposición de entender el ecosistema en el que se están involucrando y alimentándolo con una mayor diversidad de expertise.

La población mayor de 50 años que permanece económicamente activa es importante debido al rápido envejecimiento de la ciudadanía. Al respecto, Amorós señala el Caribe, en donde la pirámide demográfica se ha visto completamente invertida.

Si la población senior asiste a los nuevos emprendedores, se puede visualizar una mayor diversidad de experiencias y perspectivas que enriquezcan el panorama empresarial.

Para el académico, este enfoque fomenta la creatividad y la resiliencia en todas las etapas del emprendedurismo.

“Yo creo que el emprendimiento no tiene edad; nadie nace siendo emprendedor. Hay circunstancias de tu contexto y etapa de vida que te van a ayudar, por supuesto, pero son procesos que se aprenden y que puedes ir desarrollando gracias a la experiencia”, dice Amorós.

Networking y búsqueda de oportunidades, no ‘suerte’ 

El emprendimiento no se reduce a la suerte, sino que debe verse como un proceso complejo que requiere planificación estratégica, dedicación y un compromiso a buscar activamente oportunidades, recuerda el investigador.

Existen casos en los que el éxito empresarial puede considerarse fortuito desde afuera, particularmente cuando se habla de historias de jóvenes emprendedores. Sin embargo el verdadero consejo que un emprendedor senior puede seguir es mantenerse dentro del ecosistema de oportunidades.

Amorós aconseja a las personas mayores a seguir buscando ventures activamente, así como posibles partnerships con emprendedores de otras áreas.

El networking y las conexiones desempeñan un papel crucial en el éxito empresarial y que, más allá de ser “conexiones fortuitas”, se crean activamente redes de contactos para obtener mentoría, apoyo financiero, asociaciones estratégicas y oportunidades de crecimiento. 

Estas relaciones sólidas y colaborativas son el resultado de años de trabajo duro, construcción de relaciones y compromiso con la excelencia, más que casualidades o golpes de suerte.

“Tenemos que desmitificar esta idea de que yo tengo que ser el emprendedor solitario, ya que más bien hablamos de un grupo que busca el mismo objetivo”, dijo Amorós.

¿Cómo pueden los emprendedores mantenerse competitivos?

Al considerar que el emprendedurismo consiste en un proceso de aprendizaje a largo plazo, la adaptabilidad ante los cambios inevitables es un elemento vital para mantener competitividad.

En el caso del emprendimiento senior, la educación a largo plazo juega un papel elemental para la preparación de las personas independientemente de si su viaje universitario acabó o no.

Desde las micro acreditaciones hasta los programas de aprendizaje cortos, la educación a lo largo de la vida es una herramienta esencial para mantenerse atento a entornos que constantemente requieren nuevas habilidades y especializaciones.

Las oportunidades siempre van a estar ahí, nosotros somos los que tenemos que ir adaptándonos al contexto y al entorno”, finaliza Amorós.

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor