EN

|

ES

Ciencia y liderazgo transformacional

La sociedad depende en gran medida de los avances de la ciencia y sus descubrimientos. De ahí, la importancia de que se tome en cuenta en las decisiones sociales y gubernamentales.
ilustración del Dr. Jorge E. Valdez-García
"La evidencia, cuando está disponible, debe incorporarse a las prácticas de liderazgo y a los factores que influyen en la toma de decisiones en los gobiernos y en las organizaciones". (Ilustración: Tavo Montañez/TecScience)

Por Jorge E. Valdez-García

«No se puede aspirar a construir un mundo mejor sin mejorar a las personas. Con ese fin, cada uno de nosotros debe trabajar para su propio mejoramiento». –Marie Curie

La ciencia es una gran empresa colectiva que crea conocimiento, mejora la educación y aumenta la calidad de vida.

Se trata de un proceso iterativo de construcción de conocimiento que nos permite modificar, ampliar y combinar ideas para generar explicaciones más sólidas y capacitar a la sociedad para desarrollar nuevas tecnologías, resolver problemas prácticos y tomar decisiones informadas basadas en la evidencia.

La ciencia es un campo de estudio diverso y desafiante. Como parte de su quehacer y compromiso social, los científicos están llamados a entender los problemas a los que se enfrenta la sociedad y los gobiernos, a buscar soluciones pertinentes y contribuir a las políticas públicas y a la comprensión pública de la ciencia. Desempeñan un papel importante en educar a quienes no son científicos sobre el contenido y los procesos de esta. 

Gracias al liderazgo en diversos sectores científicos y al trabajo en equipo, la ciencia ha avanzado en varios sentidos y la sociedad depende en gran medida de ella y sus descubrimientos.

Estos líderes de la ciencia han desarrollado un cierto poder de influencia a través de sus obras y su contribución a la sociedad. Su visión inspira a muchos, y es que no solo poseen un amplio conocimiento sobre su tema, también han completado numerosas investigaciones, han aprendido de la experiencia y los resultados, por lo que se basan en hechos. 

La evidencia, cuando está disponible, debe incorporarse a las prácticas de liderazgo y a los factores que influyen en la toma de decisiones en los gobiernos y en las organizaciones. Existen cuatro fuentes de información: la experiencia y el juicio del profesional, el contexto, las perspectivas de las personas que se verán afectadas por las decisiones y la mejor evidencia científica disponible. Al igual que en la medicina basada en la evidencia, esta última no reemplaza la experiencia, sino que se integra con ella para lograr los mejores resultados.

En el liderazgo transformacional las cabezas y seguidores encuentran significado y propósito en su trabajo. La cultura creada por los líderes transformacionales es innovadora y orientada al cambio, respalda nuevas ideas y es abierta. Los líderes deben actuar como modelos a seguir en la toma de decisiones basadas en la evidencia, si esperan que sus seguidores también participen en estas prácticas. Es imperativo que sean ejemplo y fomenten una cultura y entorno que permitan la práctica y la innovación basadas en la evidencia científica.

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

¡Suscríbete a nuestro newsletter!