EN

|

ES

La inclusión y el impulso a la innovación científica

La diversidad en el ámbito académico y científico es esencial para la excelencia y el progreso, explica Daniel Jacobo, decano de investigación de la Escuela de Ingeniería y Ciencia.
"La ciencia y la ingeniería se benefician inmensamente de la multiplicidad de perspectivas y experiencias que los investigadores de diferentes orígenes aportan", dice Jacobo. (Ilustración: Tavo Montañez / TecScience)

Por Daniel Jacobo-Velázquez, decano de investigación de la Escuela de Ingeniería y Ciencia

En el mes del orgullo LGBTQ+, es fundamental reflexionar sobre el papel crucial que la inclusión y la diversidad juegan en la investigación y la innovación dentro de nuestras instituciones académicas. Como miembro de la comunidad LGBTQ+, he podido observar −de primera mano− cómo un entorno inclusivo no solo enriquece nuestras vidas personales, también potencia nuestra capacidad de generar conocimiento y resolver problemas complejos.

La diversidad en el ámbito académico y científico no es solo una cuestión de justicia social; es esencial para la excelencia y el progreso. La ciencia y la ingeniería se benefician inmensamente de la multiplicidad de perspectivas y experiencias que los investigadores de diferentes orígenes aportan. Cuando se promueve un ambiente inclusivo, se fomenta la creatividad y la innovación, se desafían las suposiciones y se amplía el horizonte de las soluciones posibles.

Un ejemplo inspirador es el del matemático y criptoanalista Alan Turing, quien es ampliamente considerado como uno de los padres de la informática moderna y la inteligencia artificial. Turing, un hombre gay, jugó un papel crucial en la Segunda Guerra Mundial al descifrar los códigos Enigma utilizados por la Alemania nazi, lo que contribuyó significativamente a la victoria aliada. Su trabajo sentó las bases para el desarrollo de la computación tal y como la conocemos hoy. Su identidad, aunque reprimida y perseguida en su época, no le impidió realizar contribuciones fundamentales que han cambiado el mundo.

Otro ejemplo notable es el del astrofísico británico Lord Martin Rees, quien ha hecho contribuciones significativas en cosmología y es un defensor abierto de los derechos LGBTQ+. Rees ha sido una voz prominente en la ciencia, abogando por la importancia de la diversidad y la inclusión en todas las áreas del conocimiento. Su trabajo en la comprensión del universo y su compromiso con la inclusión destacan cómo estas dos áreas pueden converger para fomentar un ambiente más colaborativo y creativo.

Además, debemos recordar a la química Carolyn Bertozzi, ganadora del Premio Nobel de Química en 2022 por su trabajo en la bioquímica de los glicanos. Bertozzi, una mujer abiertamente lesbiana, ha sido una pionera en su campo y un modelo a seguir para muchos jóvenes científicos LGBTQ+. Su investigación no solo ha avanzado nuestra comprensión de la biología celular, sino que también ha abierto nuevas vías para el tratamiento de enfermedades. Bertozzi demuestra que ser auténtico y vivir abiertamente puede coexistir con la excelencia académica y la innovación de vanguardia.

Estos ejemplos subrayan cómo la inclusión y la diversidad no solo enriquecen la ciencia, sino que son esenciales para su avance. La creatividad y la innovación florecen en entornos donde se valora y se respeta la diversidad. Las perspectivas únicas que aporta la comunidad LGBTQ+ pueden llevar a soluciones novedosas y a enfoques innovadores en la investigación científica.

La investigación debe reflejar y responder a las necesidades y desafíos de la comunidad LGBTQ+. Esto puede incluir estudios que aborden las disparidades en salud, el impacto de la discriminación y los mecanismos para fomentar la inclusión en diferentes contextos. Al dirigir nuestros esfuerzos de investigación hacia estos temas, no solo estamos contribuyendo al bienestar de nuestra comunidad, sino que también estamos generando un conocimiento que tiene el potencial de beneficiar a la sociedad en su conjunto.

En conclusión, la inclusión en la investigación no es solo una responsabilidad ética, sino una estrategia inteligente para la innovación y el avance científico. Al celebrar el orgullo LGBTQ+ este mes, reafirmamos nuestro compromiso de crear un entorno donde todas las personas, independientemente de su orientación sexual o identidad de género, puedan prosperar y contribuir plenamente. Solo a través de un esfuerzo colectivo y consciente podremos construir un futuro más justo, equitativo y brillante.

¿Te interesó esta historia? ¿Quieres publicarla?  Contacta a nuestra editora de contenidos para conocer más [email protected]

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!