EN

|

ES

Reciclar llantas y capturar CO2, proyectos para un futuro sostenible

Dejar de tirar plástico y otros polímeros a la basura, para transformarlos en nuevos productos, es el primer paso de la economía circular.
Miles de botellas de plástico vacías
Junto con el Southwest Research Institute, el Tec impulsa investigación para reducir el desperdicio de materiales que la industria puede aprovechar. (Ilustración: Getty Images)

El material más perfecto es el plástico, dice la investigadora Cecilia Treviño. El error radica en utilizarlo de la manera equivocada.

La gente escucha plástico y le da mucho miedo. Lo tenemos muy satanizado, pero el plástico no es el enemigo”, comenta la especialista del Institute of Advanced Materials for Sustainable Manufacturing del Tec de Monterrey.

“Es un material perfecto, porque es muy barato y tiene buenas propiedades mecánicas, fácil de procesar, pero el peor error de la humanidad es que a un material que dura millones de años, se le dio un uso desechable. Es ridículo”, afirma Treviño.

La especialista en polímeros trabaja en un proyecto para reciclar el hule –un material que todavía no logra volver a ser utilizado una vez que termina su vida útil– que forma parte de los tres proyectos que el Tec de Monterrey está trabajando en conjunto con el Southwest Research Institute (SwRI).

“Uno de los problemas más grandes son las llantas y los hules. Son una sola molécula, porque tiene tantos entrecruzamientos (y por eso) los hules no se pueden reciclar o degradar. Las llantas, por ejemplo, cuando se desechan las usan para fabricar cemento, las queman como combustible”, dice.

El objetivo de reciclar llantas

 “Se trata de convertir el plástico en nuestro amigo”, explica Treviño Quintanilla.

El proyecto consiste en degradar el hule con un nuevo catalizador, hecho con rutenio, con el cual solo se requiere elevar la temperatura a 40 grados centígrados y, con el producto resultante, se espera producir lubricantes o un nuevo tipo de hule más sustentable.

“Los polímeros son como cadenas. Lo diferente de este proceso, que se llama metátesis, es que se hace a una temperatura baja, presión ambiental y en nitrógeno. Con este proceso tú escoges el tamaño en que vas a partir tu molécula, y lo que se crea son polioles”, explica la investigadora.

“No nada más degradas el hule sino que lo haces al tamaño que tú quieras. Te sirven para lubricantes o puedes crear otros hules bio-basados, es decir, sustentables”, agrega. 

Uno de los objetivos de la investigación es realizar este proceso con hule para después hacerlo con las llantas vulcanizadas y, tal vez, en un futuro, crear una fábrica a la que puedan llegar toneladas de hule y llantas para reciclarse.

Combatir la contaminación del aire

Otro de los proyectos de este programa entre el Tec de Monterrey y el SwRI se enfoca en la captura del dióxido de carbono.

A través de residuos orgánicos, como cáscaras de nuez y rastrojo de maíz, se busca obtener un material orgánico llamado biochar, el cual podría utilizarse para absorber CO2.

Ladislao Sandoval Rangel, especialista en procesos sustentables, comenta que se trata de encontrar cuáles son las mejores condiciones para producir el biochar.

Además de obtener un mayor rendimiento en la pirólisis (o combustión de biomasa) donde se generan distintas sustancias.

“Hay muchas variables que podemos modificar para ver cuál genera la mayor cantidad de biochar y evaluar cuál es el biochar de mejor calidad”, agrega el investigador.

De acuerdo con Sandoval Rangel, no solo se trata de utilizar residuos agrícolas que son abundantes en el norte de México (como la cáscara de nuez), sino también probar con residuos urbanos como plásticos de poliuretano.

Posteriormente, la investigación busca perfeccionar el biochar para que limpie el aire de nuestras ciudades.

“El biochar tiene ciertas características, pero hay que activarlo con un proceso químico para poder hacer nuevas propiedades que le permitan capturar el CO2 del medio ambiente o de chimeneas donde haya muchas emisiones. Por sí solo no absorbe demasiado el bióxido, pero estamos investigando el método para mejorar su capacidad”, explica Sandoval Rangel.

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor

¡Suscríbete a nuestro newsletter!