EN

|

ES

Buscar

Francisco Falcone, el científico que busca crear ciudades inteligentes 

Desde sistemas de monitoreo hasta redes de comunicación, conoce los proyectos del director del Institute for Smart Cities.
Ilustracion de Francisco Falcone
Francisco Falcone es parte de la iniciativa Faculty of Excellence del Tec de Monterrey (Ilustración: Blair Frame)

Cuando Francisco Falcone era pequeño, le gustaba jugar con las herramientas de su papá, incluido un multímetro (un instrumento portátil que mide la corriente eléctrica). Así comenzó un interés que lo llevaría a estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones en la Universidad Pública de Navarra, donde hoy es profesor y director del Institute for Smart Cities.

El sueño de Falcone, oriundo de Pamplona, España, es crear ciudades inteligentes que estén interconectadas y faciliten la vida de las personas mediante sensores, cámaras, Inteligencia Artificial y hasta una automatización de servicios como el agua y la electricidad, que permitan mejorar la demanda de estos recursos. 

Para el investigador, la ciencia es apátrida y busca el bien común en todo el mundo; bajo esta visión, desde 2022 colabora como profesor visitante en el Tec de Monterrey dentro de la iniciativa Faculty of Excellence, que reúne a profesores internacionales para dar clases, realizar investigación y crear proyectos e iniciativas que puedan tener un impacto positivo, tanto en la región como en el mundo.  

¿Qué te trajo a trabajar en México y en específico al Tec de Monterrey? 

Teníamos una colaboración en marcha desde hace unos 10 años y, luego, surgió la oportunidad de estar con la doble afiliación dentro del programa de Faculty of Excellence

Eso nos dio una serie de recursos, así que contamos con un par de postdocs que nos ayudan en México, colaboramos con miembros de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño (EAAD) y lanzamos iniciativas con miembros del grupo de telecomunicaciones. 

En la actualidad, tenemos proyectos con el profesor Rob Roggema, Carlos Coello, Marc Madou y Frank Lodge; sin embargo, hablamos con otros miembros de Faculty of Excellence para lanzar colaboraciones activas más allá de este grupo. 

¿Podrías darme un ejemplo de las iniciativas con las que colaboran? 

Con el profesor Roggema, que trabaja en urbanismo regenerativo, nosotros estamos dándole herramientas de conectividad, de telemetría y de telecontrol para sus proyectos. 

Esto le ayuda a monitorear árboles, crear sistemas de acuapónica para entornos de economía circular y fomentar que dentro de las comunidades se puedan desarrollar proyectos sostenibles como huertos urbanos que incentiven la producción de cierto tipo de alimentos más locales y tradicionales dentro de Monterrey y Nuevo León. 

Otros de los proyectos en los que trabajan es desarrollar soluciones para conectividad en emergencia, utilizando drones para generar una red de telecomunicaciones temporal, así como también desarrollar conexiones entre automóviles eléctricos y también mejorar las redes 5G en el entorno industrial. 

Ilustración de Francisco Falcone
Francisco es director del Institute for Smart Cities de la Universidad Pública de Navarra UPNA. (Ilustración: Blair Frame)

Más sobre su trabajo en el Tec 

¿Qué beneficios tiene para ti hacer investigación en el Tecnológico de Monterrey? 

Es muy enriquecedor colaborar con otros colegas, se aprende muchísimo porque hay puntos de vista diferentes y en muchas ocasiones complementarios. También, salir del ámbito en el que estoy habitualmente, que es mi pequeña universidad en España, hacia una universidad de referencia internacional en México, evidentemente es un cambio cultural y ha sido un aprendizaje positivo. 

El Tec siempre me ha recibido muy bien y agradezco también a mi universidad en Pamplona que me ha permitido esta posibilidad de tener la doble afiliación. 

¿Cómo es trabajar con otros investigadores del Tec? 

Es una relación muy buena, primero, porque hay un clima cordial y esto puede parecer un detalle menor, pero no lo es, porque al final, cuando tienes que enfrentarte a cuestiones de investigación, a veces hay momentos que son un poco tensos. 

Me gusta que siempre hay una actitud muy abierta, positiva y también se cuestionan cosas, se está notando, porque ya están saliendo adelante las iniciativas, aunque nos ha costado, porque los profesores estamos siempre muy liados, tenemos mucho jaleo y muchas cosas que hacer. 

Hay que agradecer que la gente tenga la paciencia y el tiempo para sentarse con uno y decirle “bueno, ¿qué me quieres contar?, estoy muy ocupado, pero dime qué podemos hacer”. 

La ciencia es apátrida 

¿Crees que la ciencia tiene nacionalidad? 

La ciencia es apátrida, es para el bien común de todo el mundo y creo que ese es el espíritu de los investigadores. 

Habitualmente, un investigador o una investigadora viaja, trabaja en distintas instituciones por el mundo, colabora con colegas de todas partes, publica para revistas internacionales y asiste a congresos globales. Creo que [la ciencia] no debería tener nacionalidad, pero al final es inevitable.

Todo es para el bien común, pero hombre, yo entiendo que, si uno es mexicano y tienes a Alejandro Madrigal, por ejemplo, lo reclames como tuyo, ¿no? Si reclamamos a futbolistas para nuestros países, ¿cómo no vamos a reclamar a los grandes científicos? 

¿Por qué te convertiste en investigador? 

Era un camino que no pensaba tomar, la verdad, sinceramente no lo sé. De lo que estoy seguro es que estoy muy agradecido de haber podido tener la oportunidad de dedicarme a mi profesión, creo que es la mejor que hay. 

Desde siempre he tenido curiosidad por cómo funcionan las cosas y creo que eso está muy en la mente del ingeniero, el poder tocar y entender, así que conforme me fui desarrollando me enganchó mucho. 

Ciencia en México, según Francisco Falcone

¿Hay algún investigador mexicano que llame tu atención particularmente? 

Alejandro Madrigal. Es un investigador impresionante, estuve en una presentación que tuvo y me dejó impactado. Qué historia vital tan increíble, qué currículum tan impresionante y qué persona es. 

Por supuesto, dentro del Tec hay gente buenísima, como, por ejemplo, Carlos Coello, otro mexicano que tiene un currículum absolutamente espectacular y ha hecho un trabajo fundacional increíble. 

Son algunos de tantos ejemplos, de gente que es francamente muy buena y yo creo que es un lujo para el país contar con gente así, la verdad. 

¿Piensas o planeas vivir en algún momento alguna temporada en México? 

Esa es una cosa que no entra en el plan a corto plazo, tengo una madre que es mayor y hay que cuidar de ella. Luego, los hijos están en unas edades en las cuales están en el colegio, tienen sus amistades y tal, pues al final no lo sé. 

Te digo una cosa, si en algún momento hacemos algo así, si decidimos, no de forma individual, sino familiar, yo creo que el lugar a donde iría seguiría siendo el Tec, porque además de que ha sido una muy buena experiencia, esta universidad cuida muy bien a su gente. 

Antes de venir o conocer México, ¿tenías una idea de cómo es este país y cómo es ahora tu pensamiento al respecto? 

La verdad es que nunca había tenido la suerte de visitar México, aunque yo le tenía mucho cariño, porque tenía ya un cierto contacto con investigadores de ahí. 

La gastronomía desde antes de venir me llamaba la atención. Yo acudo dos veces al año en bloques de un mes, más o menos y cuando voy a México es para trabajar intensamente, pero siempre saco un poquito de tiempo para desconectar y relajarme. 

Es un país súper diverso, que tiene de todo, a nivel cultural, a nivel gastronómico, de turismo, oportunidades y también de áreas para negocio. Es muy apetecible y recomendable. 

Cuando estás en México, ¿qué es lo que más extrañas de tu país? 

Bueno, más que del país, extraño a mi familia. Como lo veo, tu país es eso, ¿no?, es tu casa y tu familia, en mi caso son mi mujer y mis tres hijos. La mayor cumplió 21 años, la mediana cumplió 17 y uno pequeño de 15 que además le encanta el futbol y tiene ya en su colección la camiseta de Tigres y de Rayados. 

De lo demás, es que no me da tiempo a echar en falta nada, es que estamos demasiado liados en el trabajo, no me da tiempo. 

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor

Picture of Asael Villanueva