EN

|

ES

Buscar

Exprimer ministro de Reino Unido pide “no almacenar vacunas”

Gordon Brown, embajador de la OMS, en entrevista para TecScience, pidió a los países del G20 financiar una mayor producción de vacunas.
Hombre canoso vistiendo traje negro, camisa azul y corbata roja
El ex primer ministro de Reino Unido insiste en la responsabilidad que tiene la comunidad internacional para hacer llegar el biológico a la mayor parte de la población. (Foto: Getty Images)

El embajador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y exprimer ministro británico, Gordon Brown, hizo un llamado a México y a los otros países del G20 para financiar una mayor producción de vacunas anticovid y distribuirlas de manera más equitativa alrededor del mundo, evitando que las dosis estén almacenadas en los países más ricos, que ya han inmunizado al 75% de su población adulta.

Insistió en que es necesario hacer llegar la vacuna a aquellas regiones del mundo que registran el porcentaje más bajo de inmunización.

En entrevista para TecScience, desde sus oficinas en el Reino Unido, Brown advierte que la mejor distribución de la vacuna es un “asunto de moralidad” y que los países deben trabajar para hacerla llegar de manera efectiva a los países que no la han recibido.

“Tenemos la arquitectura internacional para hacer algo al respecto, pero se requiere dejar de retener las vacunas y acumularlas en su lugar, distribuirlas. India y China están en condiciones de hacer llegar estas vacunas a las personas que las necesitan”, dice.

Vacunas para todos

Públicamente, Brown ha apoyado la necesidad de suspender las patentes de las vacunas. Sin embargo, explica que –en el corto plazo– se requiere de una solución más inmediata y se refiere, específicamente, a que los países del G20 renuncien a “monopolizar” la distribución de las vacunas y de equipos de protección personal.

Quien durante una década fue ministro de Hacienda del Reino Unido –cuando ese país tuvo lo que es considerado el periodo más largo de crecimiento económico de los últimos dos siglos– explica que para lograr la inmunización global contra Covid se requiere de un acuerdo mundial de financiamiento para que las naciones más ricas aporten mayores recursos para poner fin a la emergencia sanitaria.

Al iniciar febrero, el Acelerador ACT, una agencia de la OMS para recaudar fondos, solicitó 16,000 millones de dólares para crear un fondo común de vacunas.

Brown insiste en que es posible reunir esa cantidad a través de la colaboración entre Estados Unidos, Europa, los estados petroleros y los países más ricos del G20 para “acercarse mucho” al monto requerido.

“Lo hicimos en el intento de erradicar la viruela, en la década de 1960. Teníamos un acuerdo de distribución en el que evaluamos la contribución que cada país pagaría sobre la base de sus ingresos. Aunque no fue suficiente, fue un comienzo. Sin embargo, en esta pandemia, no hemos logrado hacer esto”, comenta Brown en la charla.

“Debemos tratar a las personas por igual. No tratar a las personas como ciudadanos de segunda clase. Evitemos generar el resentimiento que se acumulará cuando la gente pregunte: ‘¿qué hiciste para vacunar a África?’ y tengas que admitir que solo el 11% fue vacunado, incluso cuando teníamos la tecnología para más vacunas”, lanza.

Entre COVAX y la suspensión de patentes

¿Podemos construir nuevamente una narrativa de “ciudadanía global” a través de la vacunación anti covid en todo el mundo?

En los países subdesarrollados solo 5% de la población ha sido vacunada. En África, solo el 11%. Esto, en comparación con el 75% de algunos de los países más ricos del mundo. Sin embargo, se han producido 12,000 millones de vacunas que es una cantidad suficiente para vacunar a todos los adultos dos veces. El problema es la distribución de vacunas, no la producción de vacunas. Necesitamos encontrar formas de hacer llegar la vacuna a las personas que la necesitan. Es necesario prevenir la propagación de enfermedades y el desarrollo de nuevas variantes.

Lo que ha pasado es que tenemos COVAX que puede distribuir la vacuna, tenemos ACT-A que coordina el financiamiento de las vacunas, tenemos GAVIY que entrega vacunas y tenemos un fondo global. Aún falta que los países del G20, que monopolizaron al inicio el 90% de los suministros y aún ahora tienen el 70% del suministro, renuncien a este monopolio y permitan que las vacunas se entreguen, a través de COVAX, a los países a los que COVAX quiere ayudar y también a África.

¿Aún se habla de suspender temporalmente las patentes de la vacuna para acelerar la producción?

Ahora y en el futuro, la gente va a querer que se liberen patentes, que se transfiera tecnología, que se hagan licencias y acuerdos en países, como los africanos, para producir sus propias vacunas. Eso es exactamente lo que anunció la OMS.

Sin embargo, la desesperación es ahora. La publicación de la patente debería resolver los problemas más adelante, pero necesitamos la distribución de vacunas ahora. No hay escasez de vacunas si las distribuimos de manera justa.

África está sufriendo tres veces. Uno porque no recibió las vacunas. Dos porque no tenían las instalaciones para producir las vacunas en la cantidad requerida y tres cuando lo hicieron en las instalaciones de Sudáfrica, estaban exportando vacunas de África a Europa. Cuando África era el continente con más necesidades y Europa ya había vacunado a la mayoría de su gente. Tenemos que hacer algo al respecto; terminar con las patentes.

El presidente Joe Biden abogó en un momento por la renuncia a la patente. Apoyo eso, pero el punto es que no ha sucedido e incluso si sucede ahora, sería insuficiente para resolver la crisis actual que tenemos, que es solo un 5% de vacunación en países de bajos ingresos.

Recordemos que solo 1 de cada 100 vacunas va a países de bajos ingresos. Solo 1 de cada 200 pruebas va a países de bajos ingresos. Esto no se va a resolver de la noche a la mañana con la exención de patentes, pero se va a solucionar distribuyendo más equitativamente la producción que tenemos.

¿Cuál es la recomendación para acelerar el proceso?

Acelerar la producción de vacunas en las fábricas que ya existen y también incluir a China e India en la ecuación. Asegurarnos de que no almacenamos vacunas ni las retenemos en Occidente, cuando deberían estar disponibles de inmediato y no las estamos usando.

También deberíamos cambiar los contratos de entrega para que si Occidente no los necesita, entonces ceder esos contratos a países que puedan necesitarlos. Lo que tiene que hacer el G20, México es miembro del G20, es tener un coordinador del G20 que tenga toda la información disponible para canalizar las vacunas lo más rápido posible y no se queden en bodegas sin usar.

¿Su llamado para México, como parte del G20, es que se acelere la producción de vacunas?

Sí, creo que esa es la decisión. No voy a decirles a los países individuales qué decisiones médicas tomar sobre vacunar a los jóvenes o cuántos refuerzos aplicar, pero les voy a decir a los países que no podemos distribuir suficientes vacunas a los países más pobres si no estamos movilizando todas nuestras energías para hacerlo.
Estamos produciendo alrededor de mil millones de vacunas al mes que podrían aumentar a 1.2 mil millones, el 75% de ellas se producen ahora fuera de China, solía ser el 50%. China no es parte de este esquema, aunque me gustaría que lo fuera, para que podamos llevar vacunas a los países que las necesitan.

¿Qué necesitamos para fortalecer a la OMS?

Para empezar, se necesita dinero. No tiene fondos suficientes, por lo que no puede hacer todas las cosas que quiere hacer, pero no lo financiamos adecuadamente. El presupuesto de la OMS se equipara al presupuesto de un hospital mediano en Estados Unidos y eso no es suficiente.

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor

Picture of Delia Angélica Ortiz