EN

|

ES

Insuficiencia cardiaca: causas, prevención y cuidados 

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en México y el mundo, te decimos cómo prevenirlas.
Causas de insuficiencia cardíaca
La insuficiencia cardíaca es resultado de daños al corazón y puede ser ocasionada por diversas enfermedades. (Foto: Getty Images)

Los latidos del corazón son la sinfonía de la vida, pero a veces, detrás de su ritmo constante, se esconde una realidad amenazante: la insuficiencia cardiaca. ¿Qué es, cuáles son sus causas y cómo podemos prevenirla? Aquí te lo explicamos. 

Primero, el corazón tiene un peso que oscila entre los 200 y los 425 gramos -lo que mide aproximadamente un puño cerrado-, realiza alrededor de mil latidos diarios y bombea 5 mil litros de sangre por minuto. Se trata de un órgano vital que trabaja las 24 horas del día, los 365 días del año. 

Además de la genética, hay factores que pueden poner en riesgo la salud de este motor que late sin descanso; entre ellos, la mala alimentación, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la falta de actividad física, la obesidad, el no tener bajo control padecimientos crónicos como la diabetes y finalmente, a medida que envejecemos, nuestro corazón también enfrenta desafíos

Este último punto es neurálgico porque se proyecta que para 2043, más del 70% de la población mundial será adulta mayor:

“Esto implica que nuestro corazón trabajará muchos más años, una persona que ha vivido más años está más expuesta a la contaminación, al estrés, al trabajo y a una mala dieta; de alguna forma, todo esto lo gasta y empiezan a aparecer las enfermedades cardiovasculares” señala  Gerardo García, investigador del área traslacional en TecSalud.

¿Qué es la insuficiencia cardiaca? 

La insuficiencia cardiaca es resultado de daños al corazón y puede ser ocasionada por diversas enfermedades, como hipertensión, diabetes, infecciones y problemas metabólicos, que reducen significativamente la función cardiaca. Los infartos también son una causa importante. 

“Son el resultado de enfermedades que se van adquiriendo con la edad, muchas veces ocasionados por factores genéticos y hábitos. Cuando ocurre un infarto, las arterias, que son la tubería que trae sangre al corazón, se llenan de un proceso llamado aterosclerosis que es la acumulación de grasa y colesterol que deriva en la obstrucción de la irrigación sanguínea. Los hábitos de la vida moderna son el principal detonador de esa enfermedad vascular”, nos explica Guillermo Torre, rector de TecSalud. 

La insuficiencia cardiaca se clasifica en cuatro etapas:

1. No se perciben limitaciones: se realizan actividades físicas sin sentir fatiga o falta de aire.

2. Limitación funcional ligera: las actividades físicas rutinarias provocan falta de aire.

3. Limitación funcional moderada: algunas actividades físicas habituales como bañarse o vestirse, le ocasionan falta de aire.

4. Limitación funcional severa: se presentan síntomas aun estando en reposo y no se es capaz de realizar actividades físicas.

¿Cómo se puede prevenir la insuficiencia cardiaca?

Para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, es crucial adoptar un estilo de vida saludable, que incluya ejercicio regular, una dieta equilibrada, un sueño reparador y relaciones sociales sólidas, ya que estos factores también influyen en la salud del corazón.

Algunas recomendaciones que nos comparte Vicente Jiménez, líder clínico del equipo de Choque Cardiogénico de TecSalud, en caso de emergencia son la siguientes: 

  • Sí una persona tiene un colapso, lo primero es que hay que detectar si tiene pulso, sí reacciona hay que estimularle verbalmente y manipularle para agitar el pecho y cabeza.
  • Si no tiene pulso hay que iniciar maniobras de RCP.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia cardiaca?

Es fundamental prestar atención a cualquier síntoma que pueda indicar un problema cardíaco, como opresión en el pecho, fatiga, dificultad para respirar, dolor torácico, hinchazón en los pies, arritmias o desmayos, y buscar atención médica especializada de inmediato.

En un mundo donde el estrés, la mala alimentación y el sedentarismo amenazan nuestra salud cardiaca, escuchar los latidos de nuestro corazón y actuar en consecuencia puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor

Estefanía Quartino