EN

|

ES

MicroBioMe, el proyecto Tec que busca convertirse en empresa de innovación

La investigación estudia la microbiota gastrointestinal sin el uso de sujetos de prueba y busca agilizar la validación de productos farmacéuticos y alimentarios.
Alejandro García, Abel Gutiérrez and Yocanxochil Perfecto, professors at Tec Guadalajara
El proyecto MicroBioMe fue creado por Abel Gutiérrez, Yocanxóchil Perfecto y Alejandro García, profesores del Tec Guadalajara. (Foto: Dulce Gálvez)

Por: Arleth Delgadillo / CONECTA

MicroBioMe es una plataforma in vitro que asemeja las condiciones de la microbiota intestinal de las personas para agilizar la validación de productos farmacéuticos y alimentarios

Este proyecto, creado por Alejandro García, Abel Gutiérrez y Yocanxóchil Perfecto, profesores del Tec Guadalajara, se encuentra en etapa de desarrollo, pero buscará convertirse en una empresa de innovación.

Su objetivo es contribuir al estudio de la microbiota gastrointestinal humana sin el uso de sujetos de prueba y fue impulsado gracias a su participación en el programa Health Pioneers del Tec de Monterrey y TecSalud, que permitió la validación de necesidades, escalamiento tecnológico y obtención de fondos económicos.

El profesor Alejandro García muestra al equipo una gráfica del proyecto. (Foto: Dulce Gálvez)

¿Cómo funciona MicroBioMe?

Alejandro García explica que la línea de investigación de MicroBioMe “se enfoca en los ecosistemas sintéticos, entendidos como un ensamblaje de bacterias que representan y/o son cercanas a lo que ocurre en la microbiota humana”.

“La microbiota es un sistema complejo de miles de microrganismos, que funcionan a través de interacciones de alimentación cruzada; es decir, lo que sirve de sustrato a uno y el producto que este genera puede ser un sustrato para el segundo”, describe García.

MicroBioMe partió de la idea de reconocer si se podían crear ambientes in vitro a través de pruebas de laboratorio que simularan las características del intestino y de la microbiota. Para ello, utiliza herramientas de matemáticas, métodos analíticos y análisis de datos para determinar los efectos benéficos y reducir los efectos dañinos de los productos.

“Apostamos por ser un agente de cambio en el área de salud para tener impacto en la sociedad. Al crear soluciones innovadoras, estamos mejorando los tratamientos y la accesibilidad a los mismos”, menciona García.

El dispositivo está en una etapa de desarrollo para luego buscar su implementación como emprendimiento. (Foto: Dulce Gálvez)

¿Cómo benefició Health Pioneers al proyecto MicroBioMe?

Health Pioneers de TecSalud es un programa de acompañamiento que busca impulsar proyectos de base científica y/o tecnológica para consolidar la madurez técnica, verificar necesidades y el modelo de negocio.

La colaboración con Health Pioneers fue importante para MicroBioMe porque los investigadores detrás de este proyecto están en proceso de consolidarlo como una empresa de innovación que les permita obtener fondos de inversión, competir por los derechos de propiedad intelectual y obtener una patente en Estados Unidos.

El investigador Alejandro García precisó que durante el programa Health Pioneers se realizó un proceso de validación de necesidades con líderes de la industria alimentaria y farmacéutica.

La profesora Yocanxóchil Perfecto, del equipo de investigadores. (Foto: Dulce Gálvez)

De esta forma, dijo, el proyecto de base científico-tecnológica resuelve las siguientes necesidades específicas de la industria:

  • Validación de efectos probióticos, prebióticos y simbióticos en alimentos.
  • Baja del uso de modelos experimentales en animales.
  • Disminución de los riesgos de protocolos clínicos.

“Nos envolvimos no sólo en el estudio científico, sino también en crear una solución que pudiera hacer una plataforma de estudio para evaluar rápidamente los efectos de nuevos productos en esos 2 rubros”, añadió.

A su vez, el investigador resaltó que el programa de TecSalud contribuyó a identificar beneficios sociales de la plataforma MicroBioMe, tales como:

  • Aceleración del desarrollo de nuevos productos, algunos con fines terapéuticos.
  • Democratización del acceso a tratamientos de salud.
  • Evaluar condiciones de seguridad para el consumidor.
Abel Gutiérrez, Yocanxochil Perfecto y Alejandro García, equipo de investigadores que trabaja en el dispositivo. (Foto: Dulce Gálvez)

Sobre el rol de los investigadores como agentes de cambio

El profesor García destacó la transformación significativa que ha tenido el rol del investigador, debido a que continúa en el proceso de generación de conocimiento, y además, ahora se enfrenta a la perspectiva de explorar vías alternativas para desarrollar proyectos con impacto social.

“Lo más retador es definir un problema, eso te puede llevar una inversión de tiempo alta, pero una vez que lo tienes, las soluciones son de mayor impacto”, señaló. 

Sobre el cambio social y la generación de conocimiento, el académico también destacó la importancia de colaborar con otros expertos: “Si queremos que sea una solución que tenga un efecto, hay que escuchar a los involucrados en los procesos. Además, se requieren conocimientos de áreas tan diversas que las labores deben ser multidisciplinarias”.

“Nos interesa mucho que el talento que tenemos para desarrollar soluciones de problemas sociales sea acompañado de metodologías que les permitan lograrlo”, concluyó. 

MicroBioMe seguirá en etapa de validación e implementación del proyecto como empresa para la recaudación de fondos, de esta manera, buscará financiamiento a través de su startup. Actualmente, revisan además su participación en un programa con la dirección de la oficina de transferencia tecnológica (OTT) del Tec.

¿Te interesó esta historia? ¿Quieres publicarla?  Contacta a nuestra editora de contenidos para conocer más [email protected].

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!