EN

|

ES

Vacuna AstraZeneca, un repaso de su alcance

Tras el reporte de efectos adversos por su aplicación, se continúan estudiando las implicaciones de la vacuna a largo plazo
dosis de vacuna astrazeneca méxico
Una enfermera prepara una dosis de refuerzo de la vacuna Covid de AstraZeneca para abastecer a adultos mayores de 60 años, durante la campaña de vacunación masiva en México en 2021. (Foto: Luis Barrón / Eyepix Group).

En octubre de 2021, el gobierno de México anunciaba con alivio la llegada de la embarcación con la mayor cantidad de vacunas contra el Covid-19 hasta ese momento.

Se trataba de un lote de 3,412,900 de dosis de la vacuna elaborada por la empresa AstraZeneca, la cual después se denominó Vaxzevria. Dichas vacunas, agregaron en el comunicado, fueron donadas por Estados Unidos y posteriormente enviadas a 18 estados del país.

“Con este envío, nuestro país ha tenido disponibles 54,829,500 dosis de AstraZeneca (en total)”, señalaron en el comunicado.

De acuerdo con los datos, las vacunas de AstraZeneca (Vaxzevria) representaban el 40 por ciento del total de todas las vacunas que habían llegado al país.

Las mismas que actualmente sacaron del mercado después de decir de nuevo, pero esta vez en documentos legales, que la vacuna provocaba trombosis y niveles bajos de plaquetas en sangre tras enfrentar acciones legales en Reino Unido.

Para marzo de 2022, México ya había adquirido más de 112 millones de dosis, pero en Europa no fue hasta octubre de 2022 que la vacuna obtuvo la autorización de comercialización estándar.

El adenovirus que preparó al cuerpo contra el Covid-19

Un año después del arribo de aquella embarcación en 2022, la Agencia Europea de Medicamentos, elaboró un reporte sobre las características de la Vaxzevria. Se explica, por ejemplo, que el remedio actúa preparando al organismo para defenderse del Covid19.

“Está constituida a partir de otro virus (adenovirus) que se ha modificado para que contenga el gen que produce la proteína de la espícula del SARS-CoV-2. Se trata de una proteína que se halla sobre la superficie del virus SARS-CoV-2 y que este necesita para introducirse en las células del organismo”, dice el reporte.

Una vez administrada, el sistema inmunitario del cuerpo reconoce esa proteína como extraña y producirá anticuerpos mientras que las células se preparan para atacarla.

Si esa persona se contagia de Covid-19, entonces el cuerpo la reconoce y ya estará listo para defenderse. De acuerdo con el reporte, el adenovirus no puede reproducirse y no provocaba enfermedad.

Efectos secundarios negativos

Sin embargo, el reporte de la agencia europea ya advertía sobre los riesgos al inyectarla en personas, los cuales incluían dolor de cabeza, fiebre y náuseas. También, en 1 de 10 personas puede ocasionar niveles bajos en plaquetas en sangre, lo cual provoca mareos, fatiga, hasta sangrado de encías y gastrointestinal.

“En hasta 1 de cada 10,000 personas pueden producirse trombosis (formación de coágulos de sangre en los vasos sanguíneos) en combinación con trombocitopenia (trombosis con síndrome de trombocitopenia, TST) y síndrome de Guillain-Barré (un trastorno neurológico en el que el sistema inmunitario del organismo daña a las células nerviosas)”, explicaba el reporte.

No obstante, la agencia europea admitió la vacuna debido a la gran necesidad que se tenía para combatir la pandemia y porque las pruebas habían resultado en un 60 por ciento de eficacia contra el Covid-19.

Por su parte, la Comisión Europea retiró la autorización de comercialización de la vacuna de AstraZeneca por lo menos en la Unión Europea desde el 27 de marzo de 2024.

La petición se hizo por parte del área de comercialización de la empresa quien notificó la decisión de interrumpir la venta de la vacuna.

En Inglaterra, varios medios dieron a conocer que la empresa enfrenta acciones legales colectivas en ese país por efectos secundarios en la salud, mismos que ya estaban identificados por científicos y la misma Agencia Europea de Medicamentos.

En 2021, después de la administración de 37 millones de dosis en el Reino Unido, June Raine la Directora Ejecutiva de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de ese país, había dicho que “no hay medicina efectiva o vacuna sin riesgo”.

De igual forma a través de ese mismo pronunciamiento del 31 de marzo de 2021, reportaron dos casos de trombosis en combinación con trombocitopenia (TST) con la vacuna de Pfizer, tras 14.5 millones de dosis administradas en el país, de las cuales 3.5 millones eran segundas dosis.

Mientras que, en Estados Unidos se registraron 17 eventos de trombosis con trombocitopenia (TST) a abril de 2021 relacionados con la vacuna Jenssen después de 8 millones de dosis aplicadas, según reportó el estudio Thrombosis and thrombocytopenia after vaccination against and infection with SARS-CoV-2 in Catalonia, Spain publicado en Nature Communications.

Lo que dicen otros estudios

Una investigación publicada a noviembre de 2022 en Nature dio a conocer que en Reino Unido en una cohorte de 5.6 millones de personas vacunadas contra el Covid-19, la trombosis, la trombocitopenia y la trombosis con trombocitopenia fueron acontecimientos muy poco frecuentes, en efecto.

En el estudio aclaran que la trombocitopenia posvacunación se ha notificado anteriormente tras la recepción de otras vacunas, como las de la influenza, el sarampión, las paperas y la rubéola, y la hepatitis B.

Sin embargo, reconocieron que la incidencia de tromboembolia tras la vacunación fue 1.1 veces superior a la esperada en la población general y que, entre aquellos que presentaron Covid-19, fue más de 7 veces la superior a la tasa esperada.

De igual forma repitieron que la infección de Covid-19 antes de cualquier vacunación contra la misma se asoció con mayores riesgos de trombocitopenia, tromboembolia arterial y trombosis con trombocitopenia, según el estudio liderado por los doctores Edward Burn, de la Fundación Instituto Universitario para la Investigación en Atención Primaria de Salud Jordi Gol i Gurina en Barcelona y Xintong Li del Centro de Estadísticas en Medicina de la Universidad de Oxford.

“Estos resultados subrayan la relativa seguridad de las vacunas en comparación con los numerosos efectos nocivos de la infección por el Covid-19 para las personas que siguen sin vacunarse”, indicó el estudio.

¿Te interesó esta historia? ¿Quieres publicarla?  Contacta a nuestra editora de contenidos para conocer más [email protected]

Notas relacionadas
Videos
Reproducir vídeo

¿Te gustó este contenido? ¡Compártelo!

Autor